Actividades de voluntariado de Good Neighbors integraron a jóvenes…

Durante los pasados meses de junio y julio, el grupo de estudiantes universitarios coreanos “Seguir”, visitó parte de los diferentes centros de desarrollo comunitario de Good Neighbors, para colaborar como parte de las redes de voluntariado de la organización. Los jóvenes compartieron con las escuelas de Pudahuel con las que trabaja la organización, y visitaron los centros ubicados en El Carmén, Hualañe y Valparaíso.

En el mes de junio, 10 jóvenes universitarios, provenientes de Corea del Sur, visitaron Good Neighbors Chile en el marco de programas de voluntariado. Los estudiantes que tuvieron una estadía aproximada de un mes, colaboraron con trabajos de obra en tres de los diferentes centros de desarrollo comunitario que Good Neighbors ha implementado en el país. Los jóvenes provenientes de diferentes centros educativos coreanos como las universidades Kyung Hee, Yeonsei, Ko Ryeo, Han Kuk de estudios extranjeros, Ehwa para mujeres, entre otras; realizaron mejoramientos en la infraestructura de las escuelas Sun’s School y Ciudad Educativa de Pudahuel con las que la organización contribuye. Y visitaron los centros de Good Neighbors en El Carmen, Hualañe y Valparaíso, donde también fueron parte de tareas para la mejora en la infraestructura de los recintos con los que la organización trabaja en estos lugares.

Los estudiantes, agrupados bajo el nombre “Seguir”, llegaron a Santiago el 29 de junio, instancia en la que fueron recibidos por miembros del departamento de Sponsorship y Fundraising de la organización. Y luego de que iniciaran sus actividades en la comuna de Pudahuel, se trasladaron al sur de Chile, a las ciudades de El Carmén, donde pintaron y ayudaron con trabajos de infraestructura en el Centro de Hipoterapia desarrollado con el municipio y la Escuela Virgen del Carmen. Y a Hualañe, donde aprovecharon las vacaciones de invierno escolares para realizar actividades en las cuales los niños de los colegios visitados pudieron conocer la cultura coreana a través de juegos y muestras de comida surcoreana.

En su visita a Valparaíso en tanto, los jóvenes compartieron también junto a niños de hasta 12 años, realizando actividades educativas en la Parroquia San Juan Bosco, donde también pudieron compartir parte de su cultura y tradiciones a los niños, de forma lúdica y dinámica para que los pequeños aprendieran de forma entretenida. Y visitaron el Parque Quebrada Verde que se ubica junto a la ciudad, para conocer las dependencias del proyecto socio-educativo “Valparaíso, La Joya de la Naturaleza”, desarrollado en conjunto con el municipio, que se espera beneficie a alrededor de 50 mil habitantes de la ciudad con su implementación.

A continuación algunas de las postales que dejó la visita de los voluntarios:

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *