Construyendo un sueño

Ellas 3 son estudiantes de la carrera de Diseño Ambiental en el DUOC. Sus nombres son: Alejandra Valdebenito, Francisca Canales y Katia Sandoval.

Aprovechando su visita a la sede central de Good Neighbors Chile, decidimos hacerles una entrevista para que nos cuenten su experiencia con el proyecto de reacondicionamiento de la Escuela Sun’s School en Pudahuel. Las chicas aceptaron muy entusiasmadas la invitación y esto es lo que nos dijeron:

Good Neighbors: ¿Cómo fue que se acercaron a Good Neighbors Chile?     

Katia: Nos acercamos a Good Neighbors Chile gracias a un concurso que organizó nuestra profesora Paulina Rojas, del DUOC. En la asignatura Diseño Universal, armó un concurso con todos los estudiantes que cursamos allí. Resulta que el que ganaba, iba a realizar el trabajo con Good Neighbors. A la ONG llegaron varios proyectos, y tanto Irma como Johanna, integrantes de GN, terminaron eligiendo nuestro dossier. Lo terminaron eligiendo debido a los juegos, el presupuesto y el diseño que armamos. Luego, el proyecto se fue modificando hasta que tanto nosotras como la gente de GN, quedamos conformes con el dossier final.

GN: ¿Qué las motivó a participar de esta experiencia de práctica laboral en la Escuela Sun’s School en Pudahuel? 

   Alejandra: Bueno, al principio buscábamos mejorar las notas para que nos fuera bien con el ramo específico de la carrera. La verdad que nos sorprendió ganar, no lo esperábamos ya que había muchísimos proyectos y muy buenos también. Pero luego nos fuimos encariñando con el proyecto y con las personas que fueron parte de él. Hablábamos todo el rato con la directora de la Escuela y ella se mostró muy acogedora con nosotras, brindándonos todo el cariño de su parte. Nos contaba que estuvo esperando años a que el proyecto se llevara adelante. También Patricio estaba muy emocionado. Ambos nos impulsaron a que el proyecto quedara bien y no a medias, por lo que nos brindaron todo tipo de comodidades.

GN: ¿Cuáles fueron los mayores desafíos y retos que encontraron al hacer su trabajo aquí? ¿Cuánto tiempo les tomó reacondicionar este espacio?

  Francisca: Los mayores desafíos fueron hablar con los proveedores y terminar a tiempo, coordinando los plazos para que todo se ajustase a lo planificado. Básicamente, nos guiamos con la carta Gantt para terminar el trabajo y creíamos que terminar el mural no nos iba a llevar tanto tiempo. ¡Pensábamos terminarlo en cuatro días y nos llevó un mes! La cuestión fue que este trabajo fue hecho en pleno verano y no queríamos sufrir: por ejemplo, no nos llegaba sombra, estábamos a la intemperie y sufrimos mucho el calor (las temperaturas iban desde los 30° a los 35°), por lo que cambiamos el horario de mañana por el de la tarde. Llegábamos a las 17 y nos íbamos a las 22, bien de noche. Iluminábamos la pared con celulares y luego, salíamos tarde, tomábamos la micro a esa hora que es muy peligroso por esa zona, entonces tratábamos de estar siempre juntas.

A: En definitiva, ¡tardamos un mes porque éramos pocas personas y sacrificamos las vacaciones! Además, somos muy detallistas, prolijas y no queríamos dejar nada al azar.

F: En cuanto al trato con los proveedores, fue muy difícil. No cumplían los horarios, no mandaban las facturas. Por ejemplo, fue muy difícil coordinar la visita en terreno con el proveedor del toldo porque nos cambiaba todo el tiempo los horarios. Tuvimos que tener mucha paciencia e insistencia con ellos, ya que nosotros somos muy jóvenes, pero aprendimos a que no nos pasaran por arriba. Nos tomamos el tema con seriedad y fuimos muy exigentes.

GN: ¿Cómo pudieron poner en práctica sus conocimientos en esta tarea? 

 K: En el Instituto nos enseñan a ser ordenadas. Entonces, primero hicimos un estudio de usuario, con un diseño específico para la escuela que proyectamos en 3D (también podemos hacer maquetas). Luego, establecimos un presupuesto para saber cuánto nos iba a costar todo. También, utilizamos una Carta Gantt para calcular el tiempo de nuestro trabajo y, por último, realizamos una planimetría, que nos permitió sacar cálculos en m², establecer los metro lineales y la ubicación del piso de caucho. Para el diseño en 3D usamos un programa y este proyecto nos permitió ponerlo en práctica.

A: Aprendimos en esta práctica a tratar con proveedores, cosa que no vimos en el Instituto Profesional ya que nadie nos enseño a tratar con ellos. Por lo tanto, hacíamos de clientes ficticias, nos juntamos con ellos, negociamos los precios, descuentos, les explicamos la situación y coordinamos visitas en terreno para que vieran el estado en el que estaba el espacio, lo que les servía a los proveedores para medir. La verdad que fue un aprendizaje muy veloz en tan poco tiempo.

GN: ¿Qué se llevan de esta experiencia? ¿Volverían a hacerla?

      A: Mil veces. El proyecto superó nuestras expectativas. Es muy gratificante ver los resultados de nuestro trabajo plasmado en este espacio que van a disfrutar las niñas y niños de Sun’s School. No se dan una idea del esfuerzo que hicimos con nuestras compañeras para terminar con este proyecto.

K: Lo volvería a hacer ya que nos trataron muy bien, fueron muy acogedores con nosotras, tanto Irma, Paulina, Juan Pablo, Patricio como Johanna. Nos trataron como iguales, no hubo jerarquías. Estuvimos muy cómodas con el apoyo de Good Neighbors y el DUOC. Paulina siempre estuvo presente, preocupada, dándonos apoyo y felicitándonos cuando veía el avance de nuestro trabajo.

F: Aprendimos a trabajar en equipo, en conjunto con personas por fuera del Instituto, cosa que no estábamos acostumbradas. Además, nos dieron colación, lo que nos ayudó a sobrevivir (risas). Definitivamente, volvería a hacerlo. Por último, queremos agradecerles a ustedes por habernos elegido en este proyecto porque aprendimos mucho viendo nuestro esfuerzo plasmado en este espacio que quedó realmente muy lindo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *