Política de Protección de la Infancia

La política de protección de la infancia es el centro de la filosofía de Good Neighbors y representa el compromiso de no solo proteger los derechos de los niños(as) y adolescentes, sino que también construir un futuro sustentable con participación activa de los niños(as) y adolescentes. Good Neighbors desempeñará esta responsabilidad y obligación para los derechos de los niños(as) y adolescentes, como su principal prioridad, aplicando esta política fielmente tanto a nivel nacional como internacional.

Propósito

El objetivo principal de la política de protección de los niños(as) y adolescentes es amparar a los niños de cualquier tipo de daño y trato en todas las etapas de las actividades y proyectos de Good Neighbors.

El segundo propósito es evitar que los miembros del personal y otras partes interesadas relacionadas con el trabajo de Good Neighbors sean acusados o malinterpretados falsamente como abusadores de menores. Incluso una simple sospecha de un miembro individual de la organización, puede causar un daño inesperado a la implementación de los proyectos y la imagen pública de Good Neighbors en general.

Principios Básicos

  • Respetar y garantizar que los derechos de los niños(as) y adolescentes sean el principio básico de todas las actividades.
  • Respetar el interés mayor de los niños(as) y adolescentes.
  • No se debe discriminar por ningún motivo a un niño(a).
  • Deben ser respetadas y consideradas las opiniones de los niños.
  • Respetar la dignidad de los niños con precaución

Código de Conducta

Trabajadores y personas relacionadas deben y no deben:

DEBEN:

Estar al tanto de los derechos de los niños(as) y adolescentes; planificar, organizar sus actividades y ambiente laboral para eliminar o minimizar cualquier impedimento o amenaza al desarrollo saludable de los niños(as) y adolescentes.

Respetar la dignidad de los niños(as) y adolescentes y tratarlo con igualdad sin ningún tipo de discriminación o favoritismo.

Permitir al niño(a) que exprese con libertad sus opiniones relacionadas a su entorno o actividades y crear una cultura abierta para la comunicación con los niños.

Interacciones y actividades con los niños deben ser siempre de carácter público y con los respectivos reportes de actividad.

Sentirse orgulloso y responsable en el hecho de trabajar como defensor de los derechos de los niños(as) y adolescentes y abstenerse de cualquier mal comportamiento tanto en público como en privado.

NO DEBEN:

Crear cualquier circunstancia o situación en la que la relación o los comportamientos inapropiados con el niño(a) puedan tener lugar o ser sospechosos.

Abusar, explotar o tratar inapropiadamente al niño(a), en cualquier caso.

Usar violencia o abuso hacia el niño(a) que puede ser dañino para su cuerpo y mente.

Castigar corporalmente al niño(a) incluso si es por razones disciplinarias o pedagógicas.

Hablar o comportarse de una manera inapropiada, causando que el niño(a) sienta humillación o mortificación sexual.

Tener relaciones sexuales o cualquier comportamiento o actividades que sean sexualmente provocativas.

Tener en cuenta que los adultos son responsables de su comportamiento sexual inapropiado, independientemente de la intención o el comportamiento de los niños(as) y adolescentes.

Comportarse o hablar de manera inapropiada o violenta que pueda dañar las emociones de los niños(as) y adolescentes, como insultar o hacer caso omiso de la dignidad de los niños(as) y adolescentes.

Abusar de su autoridad y poder, reconociendo que el niño(a) siempre puede ser débil en la relación entre adultos y niños.

Explotar o abusar de los niños(as) y adolescentes sexualmente, económicamente ni de ninguna otra manera.

Con tu apoyo ocurren #BuenosCambios

Haz una donación ahora para que con tu apoyo podamos seguir trabajando y protegiendo a niñas y niños, y sus comunidades.